Muchos de los sentimientos que vives dependen de la historia y circunstancias en las que viviste tu pérdida. Hacerte caso, ponerte atención y preocuparte por mejorar, serán los mejores aliados para dar el primer paso: PEDIR AYUDA


IRMA es un espacio confidencial, profesional, libre de juicio, en donde podrás expresar tu pensar y sentir



Modalidades de terapia

  Primeros Auxilios Psicológicos: Se brinda atención y contención en crisis a personas que hacen contacto con IRMA por medio de una llamada, ya sea para ser atendidas en el Instituto, o bien para ser canalizadas a otra Institución que trate el tema que requiera.

  Atención Psicológica Presencial: Realizar un proceso terapéutico, siguiendo una metodología de atención.


¿Te sientes así?


Si por alguna razón tu embarazo no continuó

Quizá experimentes sentimientos encontrados de dolor, vacío, enojo o tristeza. Eso indica que eres una persona de carne y hueso y que lo que estás viviendo es un grito de auxilio desde tu interior, para que atiendas tu pensar y sentir al respecto. Si al terminar tu embarazo, experimentaste alivio, pero fue momentáneo o pasaron varios años; lo importante es cómo te sientes hoy y que identifiques en qué ha cambiado tu vida. Para enfrentarlo de la mejor forma.

Un aborto es mucho más que un evento físico o una intervención médica. Es como si dentro de ti se produjera un corto circuito. Se terminaron quizá sueños y proyectos acerca de tu maternidad, tu relación de pareja o incluso tu manera de ver la vida o la familia.

Si te identificas totalmente o en parte de lo que mencionamos, has de saber que no estás sola, que hay un espacio en donde puedes hablar y expresar todo aquello que probablemente guardaste en silencio por algún tiempo.

Si dejamos de hablar, llorar, enojarnos o entristecernos cuando algo tan importante ha cambiado nuestra vida, sucede que empezamos a actuar, a dejar de ser lo que somos. Fingimos acerca de nuestro sentir o pensar para simular que nada cambió; pensando que así estaremos mejor. Y se va formando una “gran bola de nieve” que se lleva todo a su paso y no podemos controlar.

Probablemente experimentas:

  • Depresión: La depresión debe de ser diagnosticada por un profesional de la salud.
  • Enojo: Por percibir que he dejado de tener el control de mi vida. Por dejar que influyeran en mí, me forzaran o presionaran para hacer algo que en el fondo realmente no quería hacer. Por no haber recibido la ayuda o la información completa.
  • Tristeza: Porque es extraño el estar embarazada, porque no conocí a mi bebé, porque no vi su cara o no supe siquiera si era niño o niña. Tristeza porque mi novio o esposo decía quererme y no quiso el fruto de nuestro amor. Solo quiso mi cuerpo y no me quiso toda completa; incluyendo mi fertilidad.
  • Frustración: Porqué puede ser algo que uno no esperaba. ¿Realmente quiero estar embarazada?, hoy me doy cuenta que tal ves no sea lo mejor.

Y muchos sentimientos que dependen de la historia y circunstancias en la que tuviste tu aborto.

Hacerte caso, ponerte atención y preocuparte por mejorar, serán los mejores aliados para dar el primer paso: PEDIR AYUDA.

Al pedir ayuda se tiene ganado el 50% de tu recuperación. La otra mitad se gana con asistir a esa ayuda, no desanimándose, sino constante en la terapia o asesoría.


CONSULTE A SU MÉDICO
Universidad Iberoamericana Cédula Prof. 75704407 Permiso SSA 153300201A3063